martes, 22 de abril de 2014

Warner Bros. Studio Tour: The Making of HARRY POTTER. Parte 1

Era verano y estaba de vacaciones en Galicia como todos los años. Mis abuelos y mi hermana fuimos a la feria del libro y recuerdo estar buscando algo que me llamase la atención. Después de haberme leído los 21 libros de Los Cinco de Enid Blyton tenía un vacío existencial y quería leer algo que me emocionase. De repente, en uno de los puestos escondido entre otros libros vi la portada de "Harry Potter y la Piedra Filosofal". Un niño sobre una escoba con un castillo de fondo y un unicornio bajo una noche estrellada, tenia toda la pinta de ser de aventuras y la trama fantástica no me parecía mal. La dependienta me dijo que el libro había tenido mucho éxito en el extranjero, así que me compré también la segunda parte " La cámara Secreta", aunque no sabía apenas de que iba la historia. Esa misma noche empecé a leerlo y sentí una conexión inmediata con el libro, como si fuera Bastian de la historia interminable. Justo cuando leía que Harry Potter cumplía 11 años pasaban las 00:00 de la noche y resultaba que yo también lo hacia en ese mismo momento. Me quede hasta las tantas fascinada por todo lo que leía, lo visualizaba todo tan bien, me gustaba tanto ese aire inglés que describía Rowling en cada página y estaba tan intrigada por todo, que sentía que era el mejor descubrimiento que había hecho en mi vida. 

Fue todo un suplicio esperar por los siguientes libros, así que con 13 años sin tener ni idea de nada me propuse hacer mi propia página web de Harry Potter para estar al tanto de las nuevas noticias que fuesen surgiendo sobre los libros. Cree mi propio Hogwarts online con clases sobre pociones y artes oscuras en un chat común, algunos se prestaron voluntarios para trabajar en la escuela dando las clases y corrigiendo las tareas (si, nos lo tomábamos muy en serio), otros decidieron mandarme artículos y entrevistas traducidos de páginas inglesas para publicarlas en el apartado de noticias de la web, y así poco a poco las visitas fueron subiendo.

De esta forma pasé mi adolescencia, esperando por el nuevo libro, conteniendo la respiración cada vez más según la historia iba avanzando y todo se volvía tan oscuro, llorando desolada con cada muerte como si se me fuese la vida en ello y odiando a Rowling por eliminar a algunos de mis personajes favoritos, enfadándome con Harry por ser a veces tan insoportable y con Dumbledore por no decir las cosas claras. Cuando terminé el último libro recuerdo cerrarlo entre lágrimas, mirarlo y estrecharlo finalmente contra el pecho como si fuese la cosa más valiosa del mundo y no quieres que te la quiten. Me pregunté lo que me imagino que mucho se habrán preguntado al terminarlo ¿ Y ahora qué?, se acababa la historia que me había acompañado toda mi adolescencia, con la que había crecido y me había hecho sentir parte de algo muy grande. Terminar con los libros fue como decir adiós a mi infancia de repente.


Las películas hicieron que todo este proceso de espera y final de las 7 novelas fuese más llevadero. Terminabas un libro pero sabias que pronto vendría la película correspondiente y afortunadamente las películas eran fieles a la historia original y tenían una producción espectacular. Aunque también fue un drama ver la última película, porque entonces si que era el final de todo el mundo de Harry Potter.

Hay cosas que marcan, y a mi me marcó esta historia, por mucho que pase el tiempo me sigo emocionando con todo lo relacionado a Harry Potter. Soy feliz con mi frikismo y creo que JK Rowling es uno de los seres más increíbles de este mundo. 

Así que después de todo esto que he escrito, podréis imaginar el nivel de felicidad que tuve cuando Carlos me regaló por mi cumpleaños un viaje a Londres para visitar el estudio de Warner Bros donde se rodaron todas las películas de Harry Potter. 

El día de la visita me levante a las 5.30 de la mañana nerviosa, cogimos el tren rumbo a Leavesden y allí apareció un autobús de los estudios para recogernos. Sentados en nuestros asientos escuchábamos "Hedwig's theme" mientras veíamos el pueblo de las afueras de Londres bajo un día gris y con lluvia ,tan inglés... perfecto para la ocasión. El estudio es increíble, mucho mejor de lo que pensaba, fue genial ver cada uno de los detalles en los decorados, todo el material de papelería, cartelería, etc, de los diseñadores Minalima para las películas (estuvimos un buen rato en la vitrina admirando embobados cada trozo de papel y objeto expuesto) y pude por fin probar la mítica Cerveza de Mantequilla y tengo que decir que está buenísima. Recomiendo el estudio incluso a aquellos que no sean fans, si les gusta el cine lo van a disfrutar muchísimo, ver cada set con semejante producción merece mucho la pena. 

Espero subir pronto el resto de fotos en próximas entradas, mientras tanto os dejo con algunas! <8-)
Nail Art por Neon Nails



El dormitorio de Harry en la alacena en casa de los Dursley


El Gran Comedor

Espejo de Odesed
El cuadro de la Dama Gorda hacia la sala común
Sala común de Gryffindor
Dormitorio de Harry y Ron



Despacho de Dumbledore

Antiguos directores de Hogwarts